Según información del Dane y Fenalco, el primer trimestre del año se mantiene sin variaciones, principalmente, en el comercio minorista y en las compras de los hogares, a pesar de que la inflación es la más baja desde 1970.

Las compras de los hogares tuvieron un crecimiento similar a las del 2010 con una variación apenas del 3,97%, un crecimiento históricamente bajo teniendo en cuenta que atravesamos por la menor inflación en 40 años. Según el informe presentado por Raddar Consumer Knowledge Group, el comportamiento de la canasta familiar ha cambiado y la categoría de productos y servicios no frecuentes se están comiendo el mercado.

El segmento con mayor crecimiento es el de ropa, tecnología y diversión, mientras que el mercado del alcohol y el de las tiendas de barrio, permanecen estancados. El gasto en entretenimiento del primer trimestre es histórico y al igual que la tendencia mundial, en Colombia, los servicios están desplazando los productos, impulsado en gran medida por el sector de los restaurantes. Es importante resaltar que los consumidores están doblando el gasto destinado a comer afuera.

A pesar de que el PIB creció un 4% en Colombia, el informe de Raddar, revela que el consumidor está metido en una esfera del alta racionalidad de compra, ocasionada por la especulación de los paros, la reforma tributaria, e incluso por la congelación de las tasas de interés.