De acuerdo al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el sector privado invirtió en más y mejor hotelería $5,7 billones de pesos debido al decreto 2755 de 2013, cuya vigencia terminó el 31 de diciembre de 2017.

Tras la exención del impuesto de renta por 30 años implementada por el Gobierno con el fin de mejorar la infraestructura turística del país, se construyeron y remodelaron 75.338 habitaciones, que generaron 60.270 empleos directos entre 2003 y noviembre de 2017.

“Con estas nuevas instalaciones hoteleras, Colombia cuenta con una oferta de habitaciones dotadas con la última tecnología, apropiadas para el descanso y las vacaciones de los viajeros nacionales y extranjeros más exigentes. Además, ha dado un paso gigante hacia su consolidación como un destino turístico que esté a la altura de los mejores a nivel global”, dijo la Ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Lorena Gutiérrez.

Atraídos por este incentivo tributario y el posconflicto, han llegado o consolidado su presencia en el país las principales cadenas hoteleras internacionales, como Hilton, Marriott, Sonesta, Radisson, Sheraton, City Express, FourSeasons, Best Western, NH Hotel Group, entre otras.

Así mismo, para garantizar que las empresas privadas y las comunidades inviertan en los sitios afectados por la violencia, el Gobierno determinó que las personas naturales o jurídicas que decidan construir hoteles en los municipios con menos de 200.000 habitantes (que abarcan los que han sufrido el conflicto) solo pagarán una tarifa del 9% del impuesto de renta.

Las tres mayores inversiones del 2017 en hotelería fueron:

  • Hotel Holiday Express Barranquilla, con $32.000 millones en 154 habitaciones.
  • Hotel Crowne Plaza Barranquilla, con $26.000 millones en 76 habitaciones.
  • Hotel Hampton By Hilton Medellín, con $24.800 millones en 132 habitaciones.