Tras una reunión de comunicaciones estratégicas, realizada por FTI Consulting y con ejecutivos de IGA, Sandwich Cubano y Arcos Dorados, se llegó a la conclusión de que hay que visibilizar los problemas del sector hospitalidad, el cual no cuenta con una gran fuerza gremial que impulse el desarrollo y busque soluciones a los diferentes problemas a los que se enfrentan día a día.

Las asociaciones que existen están quedando pequeñas para un problema que cada vez crece más y más, es por esto que el sector debe unirse y encontrar soluciones. ¿Qué se necesita para continuar?

  1. Información consolidada

No hay datos sobre el sector, no hay un lugar en donde se encuentre toda la información para desde allí tomar decisiones y saber en qué situación se encuentra desde el tema de números.

  1. Visibilización

Se ha venido hablando de un boom gastronómico, pero ¿cómo se visibiliza? Los clientes no entienden el desarrollo que se ha venido dando en restaurantes, bares, pastelerías, entre otros, ni el impacto que han tenido en estos establecimientos con los diferentes impuestos y leyes, como la reforma tributaria y la ley de propinas.

Teniendo los datos se puede hablar más fácilmente esto cómo funciona. De hecho, los restaurantes que están registrados aportan un 6,5% al PIB del país. Asimismo, se habla de un más de un millón de empleos en el sector de la hospitalidad.

Todos perdemos

Hay que generar estrategias de comunicación para que se entienda que si el sector decae, no solo afecta a los dueños de los establecimientos, al empresario. Esto es una cadena que afecta a los proveedores, empleados, líneas de producción y distribución.

Foco Estratégico

¿Cómo se aborda este tema? Hay que unir esfuerzos y seguir una misma dirección. Así se logran procesos de transformación.

La idea es forjar una relación de ganar-ganar, tanto para los empresarios como para el Gobierno. Está bien cobrar impuestos al sector, pero hay que dejar que este se desarrolle también y no entre en crisis.

  1. Incidir y ser parte

La solución debe ser de todos y para todos. Incluye los restaurantes pequeños, los que aun están comenzando, incluso los que todavía no cuentan con toda la formalidad. ¿Quienes arrancan? Los líderes. La idea es que otros digan yo quiero estar ahí, ellos me representan.

Cuando sube el perfil, se puede incidir, tener voz y hacer parte en las discusiones.