¡Tendencia!

Nuevos comensales, nuevas formulas, un modelo de negocio que es un éxito y su nombre lo dice, low cost (bajo costo). Así funciona.

Low cost es un modelo de negocio de origen europeo, estos establecimientos se destacan por presentar espacios marcados por una estética atractiva, cartas novedosas y mucha mercadotecnia para generar experiencias originales a un público que busca un cambio.

Según Pilar Alcázar, periodista especializada en nuevos modelos de negocio innovación y comunicación y marketing para pymes: “Es mucho más que una oferta de precios bajos y un negocio con aspecto barato. No se trata de bajar los precios para sacar stocks (inventario), o de reducir el margen de beneficio. El low cost es tan rentable como el high cost (alto costo)”.

Con menos puede hacer más, estas son algunas características que puede aprovechar con un restaurante low cost y cautivar a los nuevos consumidores, como los millennials:

  • Cocineros jóvenes e inquietos, capaces de llegarle fácilmente a los millennials
  • Cocinas a la vista, fortaleciendo la interacción entre el cliente y el cocinero
  • Interacción con el chef, que lleve los platos al comensal y genere una mejor experiencia
  • Cartas cambiantes y reducidas, con la oportunidad de describir mejor los platos y atribuirlos llamativamente
  • Regionalismo en la oferta, ofreciendo un sabor propio cultural con el manejo de la despensa colombiana
  • Medias raciones, combinando la comida rápida con la cocina gourmet

Revista LA BARRA entrevistó a Nicolás Piatti, chef ejecutivo del hotel Hilton Bogotá, quien es conocedor de este modelo de negocio y habló sobre su implementación en Colombia.

¿Qué opina de un modelo de negocio así en Colombia? ¿Aplicaría? ¿Existe?

En Colombia aplicaría perfectamente, es un concepto dinámico, divertido, súper urbano. Puede que existan algunos sitios que intentan realizar este modelo de negocio; sin embargo, aún queda camino largo por recorrer. “Low cost” no solo significa realizar algo a un precio bajo, sino lograr que la comida sepa como un estrella Michelin, con una presentación de autor y simple, pero no sencilla.

¿Cuál sería el éxito para restaurar un negocio así?

Tomar los valores de un modelo de negocio, por lo general se buscan casonas, lugares históricos o bien al extremo, se realiza desde cero cumpliendo con los requisitos antes mencionados.

El centro de Bogotá tiene un potencial en este aspecto y hay una gran oportunidad de realizar este modelo de negocio y obtener un público que está en continuo movimiento.

¿Sería rentable?

Claro, la rentabilidad en un tipo de negocio así, te la da el volumen. Un “low cost”, es un modelo de restaurante para utilizar entre 450 y 600 cubiertos por día. El costo de una preparación de este tipo de negocio puede andar en un 23% del costo de la mercadería vendida.

¿Cuál sería el target de este?
En general son concurridos por personas que oscilan entre los 25 a 45 años. Colombia tiene ciudades muy cosmopolitas y esto abre un poco el abanico. El perfil es de personas entre los 30 años.