El Producto Interno Bruto creció en un 1,1% el primer trimestre del 2017 respecto al mismo periodo de 2016 gracias al comportamiento de los siguientes sectores: agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca; establecimientos financieros, seguros, actividades inmobiliarias y servicios a las empresas; y actividades de servicios sociales, comunales y personales. Por su parte, la actividad que registró la mayor caída fue explotación de minas y canteras.

El sector de comercio, reparación, restaurantes y hoteles disminuyó su aporte al PIB en un 0,5%, producto de la caída en un 1,4% en hoteles, restaurantes, bares y similares, y de un 0,5% en comercio.

Respecto al trimestre inmediatamente anterior, el sector tuvo un decrecimiento del 2,1%. Este resultado es producto de la disminución del valor agregado de hoteles, restaurantes, bares y similares en un 2,6%, y del comercio en un 2,3%.

Por otro lado, el Viceministro de Hacienda, Andrés Escobar, presentó su actualización del Marco Fiscal de Mediano Plazo en este mes, en el cual estableció que el pronóstico de crecimiento económico para este año ahora es de 2,3%, 0,2 puntos porcentuales menos que la proyección de 2,5% que se había presentado en enero de este año. Aún así, este dato es superior al 1,8% del Banco de la República e igual al esperado por el Fondo Monetario Internacional, entidad que ya había reducido su pronóstico.

Las Cuentas Nacionales Trimestrales es una síntesis de la información de coyuntura económica, en la que se articulan los indicadores de estadísticas básicas en los principales agregados macroeconómicos. Estas cuentas se soportan en los estándares internacionales de medición económica definidos por la Organización de Naciones Unidas y el Fondo Monetario Internacional.

Información tomada de: Dinero y Dane