Este fenómeno conocido en Estados Unidos con el nombre de chuckwagon ha tomado fuerza como modelo de negocio entre comerciantes que buscan una alternativa diferente a la del restaurante tradicional. Aunque este como cualquier otro modelo de negocio trae con sigo algunas ventajas y desventajas que le presentaremos a continuación.

Ventajas

– Permite ofrecer alimentos de consumo inmediato, a precios razonables y sin necesidad de esperar mesas o dar propinas.

– Los costos operativos disminuyen al no necesitar un monto fijo para el pago de arrendamiento y servicios públicos.

– El negocio de los food trucks ofrece la posibilidad de obtener mejores ventas en diferentes sectores, sin supeditarse a que el cliente ingrese a un local.

– Actualmente, los “restaurantes rodantes” afiliados a la Asociación colombiana de Food Trucks tienen la posibilidad de participar en grandes eventos y así aumentar sus ingresos notoriamente.

Desventajas

– Según se calcula, la adaptación de un carro puede salir entre 25 y 30 millones de pesos, si se cumple con el requerimiento de acero inoxidable para el recubrimiento del interior, así como de parrillas y hornos para la preparación de los platos.

– La inexistente normatividad para la puesta en marcha de sus negocios que si bien cuentan con registro mercantil, permisos del Invima y las especificaciones legales propias del automotor, aún no existen permisos para rodar por las calles y vender sus alimentos.

Imagen vía: The Food Truck Park