La demanda de productos orgánicos creció en los años 70 y continuó en las dos décadas siguientes, siendo cada vez mayor. Sigue aumentando como tendencia de consumo y también como forma de vida en la que hay un respeto cada vez mayor hacia el medio ambiente.

La Barra, habló con Fabian Rodríguez, Sommelier de Global Wine y le contó que las diferencias entre los vinos orgánicos y los vinos tradicionales están desde el mismo viñedo hasta la experiencia del usuario final.

“Para preparar el suelo en un viñedo orgánico, debe estar libre de insecticidas y pesticidas. Un viñedo convencional el suelo debe estar fumigado por posibles plagas, insectos, hongos y demás”, asegura Fabian Rodríguez.

Según el experto, en un viñedo orgánico se busca contrarestar las plagas de una forma biológica. En Chile hay una abeja que se llama chaqueta amarilla y afecta mucho a las uvas. Para tratar esto, se ubican flores de colores que generan un efecto visual para que las abejas se enfoquen más en las flores, dejando de lado a las uvas.

Los sulfitos,son un conservante ampliamente utilizado en la elaboración del vino y en la muchas industrias alimentarias, debido a sus propiedades antioxidantes y antibacterianas. En el caso de un vino convencional, el rango de sulfitos es de 250 partes por millón. En un vino orgánico lo máximo autorizado es 100 partes por millón.

 

También le puede interesar: “Vinos orgánicos, una tendencia que crece en Colombia”

 

Emiliana, es una viña orgánica que, además de utilizar un modelo de agricultura orgánica y biodinámica para crear los mejores vinos, se basa en una filosofía con métodos que respetan la tierra y sus frutos para que la naturaleza siga su curso.

“Esta serie de principios solamente se traducen en beneficios como: regenerar los suelos del viñedo, cultivar de uvas más sanas con una expresión única de la tierra y lograr un mundo de respeto, equilibrio y conexión con la naturaleza”, dijo Noelia Orts, Enóloga de Emiliana.

 

¿Qué beneficios le traerá a su restaurante elegir el mejor vino?

Es innegable que, a pesar de las diferencias entre vinos orgánicos y tradicionales, debe buscar darle a sus clientes lo que más les guste y cumplir con sus expectativas.

Fabian Rodríguez asegura que un vino orgánico puede ser una excelente opción para atraer clientes a su restaurante. “Este tipo de vino funciona como opción vegana, pues se reemplaza la clara de huevo por la gelatina vegetal”, asegura.

 

Recuerde siempre que lo importante es encontrar y mantener lo que le gusta a sus clientes y tener siempre opciones variadas para sus diversos gustos.